Carlos Moreno: Director de Geneva Business School, Barcelona.

313

Emigrar nunca ha sido sencillo, incluso desde mucho antes de esta época. Sin embargo, debemos resaltar que somos una generación muy preparada para asumir retos y riesgos a la hora de emprender y lograr materializar proyectos, con trabajo arduo y dedicación máxima.

En la edición de hoy, queremos presentarles a un joven venezolano que, con mucho esfuerzo, ha logrado posicionarse en el área educativa como un emprendedor destacado, gracias a su talento y capacidad para lograr proyectos desde su punto inicial. Se trata de Carlos Moreno González, un especialista en el marketing que se ha convertido en un pionero de la nueva era de la educación.

Se Inició hace 5 años en el departamento de Marketing de Geneva Business School como freelancer, y poco a poco fue integrándose en el equipo hasta que pasó a ser Online Marketing Manager. No mucho después, sus habilidades lo llevaron al puesto que, hasta hace poco ejerció, de Director de Geneva Business School en Barcelona, para convertirse ahora en el Director Global de la escuela.

Dicha escuela tiene campus en varios países de Europa, África y Asia, ubicando su sede principal en la ciudad Ginebra en Suiza, con campus en las ciudades Barcelona, Madrid, Villars, El Cairo, Astana y Rangún. Carlos, quien es un apasionado por la tecnología, demostró ser el candidato ideal para ser el director de la sede en Barcelona, planeando su apertura y trabajando intensamente durante meses para ubicar alumnos, profesores y espacio físico y así comenzar su año académico con 14 alumnos en el año 2014, llevándolo hasta la fecha a 235 estudiantes en los distintos programas. Recientemente se realizó la apertura de su sede en Madrid con 24 estudiantes, y tiene en mente una expansión hacia Latinoamérica y Estados Unidos.

Tuvimos la oportunidad de conversar con él y realizarle preguntas sobre su trayectoria laboral en España y sus experiencias a nivel de emprendimiento, que siempre son útiles a la hora de querer innovar.

Según Carlos Moreno, ¿Qué es un emprendedor?

Para mi, un emprendedor es una persona con ganas de llevar a cabo ideas. El llevarlas a cabo implica de un compromiso y trabajo que no todos están dispuestos a ejercer. Implica también un riesgo y una falta de seguridad que no es tarea fácil. Creo que uno nace con esto y de seguro se desarrolla también. De hecho, en la escuela existe una especialidad llamada Emprendimiento, y creo que la gente que escoge obtenerla es porque tiene ganas de tener algo propio, al igual que hay algunos que vienen con el objetivo claro de trabajar en una gran empresa, pero aún así, la especialidad los prepara indistintamente para ser emprendedores o intra-emprendedores.

¿Nos puedes explicar un poco más de estos conceptos?

Conocemos el emprendedor, pero el intra-emprenedor es también un emprendedor que trabaja en una empresa, porque desde de ella también se puede innovar y también se pueden llevar a cabo ideas. Esto lo hacemos para formar intra-emprendedores que generen innovación dentro de las empresas en las que trabajan. A nivel de Post-grados y máster, Geneva Business School ofrece una asignatura al inicio del curso llamada ‘Entrepreneurship and Intra-preneurship’.

¿Te consideras un emprendedor?

Me considero una mezcla de ambos. Desde pequeño he tenido iniciativas que se han materializado. A los 18 años monté mi primera empresa formal en Venezuela, a los 23 años me vine a España y al poco tiempo monté mi primer ‘Start-up’ y desde ahí he montado cuatro hasta la fecha. Dos de ellos funcionan actualmente y las otras dos fueron proyectos muy divertidos, que me aportaron mucho, pero que lamentablemente no los pude llevar acabo por distintos factores. En ese momento me vi obligado a emplearme y es difícil tomar esa decisión. Sin embargo, descubrí que dentro de una empresa se puede innovar y un ejemplo es la escuela en Barcelona, ya que, con mi aporte e ideas, hemos revolucionado la manera de enseñar y de presentarnos en marketing.

¿Cuál es tu proyecto favorito en el que hayas participado dentro del área educativa?

Uno de los proyectos que más me motiva ha sido formar parte de Google, porque para mi Google es el referente en todo lo que hacemos. Soy un apasionado por las tecnologías y del internet como herramienta, y para mi ha sido como un sueño.

¿Nos cuentas un poco más de tu experiencia con Google?

El año pasado participé en un programa para Google Education que se llama ‘Google Innovator Program’. En ese momento Google pedía una idea innovadora, y la mía era crearle al profesor una herramienta que le diera información a tiempo real sobre el desempeño, nivel, interés y conocimiento de sus alumnos, y de esta forma replantear la clase, enfocando su atención en aquellos que necesitan asistencia. Basándome en esto, mi propuesta consistió en desarrollar esa herramienta destinada a los profesores, y asi logré ser aceptado en el programa del año pasado, en su edición de Suecia. Con esto me certifiqué como Google Innovator y ahora este año participé como coach en el programa, en la edición de Madrid que se llevó a cabo la primera semana de Octubre.

 

¿Hacia dónde va la educación en estos momentos?

Es un modelo muy tradicional que debe cambiar por completo. En Geneva Business School queremos romper el paradigma e innovar en el método educativo, para así lograr cerrar la brecha entre el mundo profesional y la educación, a la misma que vez que preparamos a los estudiantes para los trabajos del futuro más que los trabajos tradicionales, que poco a poco dejarán de existir. Considero que hay una necesidad de desarrollar las habilidades blandas (soft skills) y generar dominio de ellas, por encima de sólo implementar conceptos teóricos aplicables en el entorno laboral. Para lograr el desarrollo de estas habilidades, trabajamos con casos reales y proyectos, en los que los alumnos ponen en práctica sus conocimientos para solventar situaciones empresariales que participan en nuestro método educativo. Es el caso de Softonic, en el cual un grupo de alumnos del máster desarrollaron soluciones innovadoras de gamificación para esta empresa de softwares. Dos de nuestros alumnos acabaron realizando sus prácticas dentro de la misma, ya que ésta participó en la evaluación final de los proyectos. Ese mismo modelo lo estamos replicando en casi todas nuestras asignaturas.

¿Qué tal fue tu proceso migratorio?

Fue bastante fluido y fácil. Llegué como estudiante de pre-grado en administración de empresas. Luego realicé un máster y un postgrado. De esa manera conseguí mi permiso de trabajo, ya que conseguí trabajar en el campus de mi universidad. Luego al tiempo apliqué a la nacionalidad española. Creo que una vez consigues un trabajo, el proceso avanza fluidamente. Pero debemos tomar en cuenta que el auge migratorio ha aumentado desde cuando yo emigré.

¿Regresarías a Venezuela para emprender?

Si. Creo definitivamente que las cosas en Venezuela cambiarán, y en ese momento muchas oportunidades se abrirán. Yo bromeo con el que seré Ministro de Educación en algún momento, pero no descarto que el día que las cosas cambien en el país, emprenderé en algo relacionado con la educación en Venezuela.

¿Consejo para crecer y cumplir el sueño fuera de las tierras venezolanas?

Hay mucha gente que sale de Venezuela en búsqueda de nuevas oportunidades. Pero hay que tener en cuenta que emigrar no es fácil, y para crecer hay que empezar desde abajo y trabajar muchísimo. Las oportunidades existen, pero hay que estar consciente del sacrificio para lograrlo. Aquél que quiera emigrar y esté dispuesto a trabajar, España es un buen lugar para hacerlo. Nada será como en casa, pero a la misma vez, este país es precioso y tiene muchísimas cosas positivas Considero que España es un buen sitio par emprender porque puedes conseguir ayudas económicas, para impulsar tu negocio, crecer profesionalmente y crear nuevos proyectos laborales y de vida.